Cuatro pasos para dirigir su vida

¿Ya ha delineado el sendero de su vida? Si no lo ha hecho aún o si desea actualizarlo, lo animo a seguir los cuatro pasos que he descrito en mi página web y en mi libro, El Negocio Más Grande de su Vida:\r\n\r\n1. Determine lo que es importante para usted. Empiece analizando sus valores: ¿Qué desea en su interior? ¿Qué cosas no podría aceptar? Vea en retrospectiva la cronología de su vida: ¿Cuáles fueron las decisiones clave que tomó con las que fortaleció o debilitó un valor en particular? ¿Qué valores observan las personas que lo rodean en sus acciones? Anote los cinco valores más deseados.\r\n\r\n2. Anote lo que desea dejar como legado. Cuando llegue el fin de sus días, ¿de qué forma le gustaría ser recordado? Si usted cree en la vida después de la muerte, ¿cómo planea ganarse su entrada al cielo? Anótelo.\r\n\r\n3. Escoja y defina los roles primordiales en su vida: ¿Cuán bien está conectando los roles de su vida con su legado? Tan solo empiece definiendo sus responsabilidades profesionales y personales:\r\na. Sus responsabilidades profesionales: ¿Desempeña más de un rol? ¿Puede definir las responsabilidades de su trabajo con uno o dos roles (por ejemplo, gerente, vendedor, abogado, médico, contador, etc.)? A continuación, ¿puede definir sus responsabilidades específicas, lo que habitualmente se conoce como una descripción del trabajo, para cada una de ellas?\r\nb. Sus responsabilidades personales. ¿Cuáles son las relaciones clave en su vida? ¿Cuán importante será desarrollar sus capacidades físicas, mentales y espirituales? ¿Quién se encargará de las finanzas: usted o su cónyuge? Apunte a tres roles, cuatro como máximo. Comience con los más importantes en su vida, y amplíelos a medida que se vaya adaptando a esta metodología.\r\n\r\n4. Establezca objetivos de largo plazo para cada rol. ¿Cómo definirá el éxito para cada rol en los siguientes tres a cinco años? Sea lo más específico y cuantificable posible. Piense en grande. Apunte alto. Me parece mejor fijar metas difíciles de alcanzar que lo pongan a prueba que aquellas que son fáciles de lograr. Es mejor que le falte 10 % para llegar a una meta exigente que sobrepasar en 10 % una meta fácil.\r\n\r\nMe gustaría terminar citando al misionero estadounidense nacido en Francia del siglo XIX, Stephen Grellet: “Solo pasaré por este mundo una vez. Por eso, cualquier cosa buena que pueda hacer o cualquier gentileza que pueda mostrar a mi prójimo, lo haré ahora. No lo dejaré para después o lo descuidaré, ya que no volveré por esta senda de nuevo”. Cuente conmigo para ayudarlo a definir su legado.\r\n\r\n¿Cuál de las cuatro sugerencias antes señaladas le fue más útil? Haga clic aquí para registrar su respuesta.\r\n\r\nPercy M. Cannon\r\nAutor, consultor, facilitador y coach\r\nwww.cannon.consulting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *