Creando una cultura de excelencia Go-Giver – Parte 4

Este es el cuarto artículo de una serie de cinco partes donde presento sugerencias que usted puede aplicar de inmediato con el fin de promover la excelencia dentro y fuera de su organización. Si se perdió alguno de los artículos previos, por favor haga clic aquí.

Me basaré en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

El día de hoy trataremos el cuarto principio, La Ley de la Autenticidad: Lo más valioso que puede darle a los demás es usted mismo.

La autenticidad no se puede fingir, por lo menos no a largo plazo. Las personas pueden percibir la falsedad a un kilómetro de distancia; así que muéstrese tal como es. Si bien todas las habilidades que existen en el mundo (de ventas, técnicas, interpersonales, etcétera) son importantes, no servirán si no las pone en práctica a través de su verdadera y auténtica esencia.

¿Qué puede hacer para descubrir y vivir siguiendo su real esencia? En el boletín anterior, indiqué los pasos que seguí para redefinir mi esencia cuando me acercaba a los 50 años. Sin embargo, no debe esperar llegar a esa edad u otra para descubrir y definir su propia esencia, o para redefinirla, como fue en mi caso.

Los conceptos del valor intrínseco y extrínseco pueden ayudarle en este proceso. Nosotros, los humanos, tenemos dos tipos de valores:

  1. Valor intrínseco o interno: Lo obtenemos automáticamente al nacer.
  2. Valor extrínseco o comercial: Aquí se encuentran sus fortalezas, cualidades, talentos y características que le permite agregar valor a otros, a su organización, al mercado y al mundo, de tal forma que recibe una compensación por ello.

Si hay algo que aprendí desde los inicios de mi carrera empresarial fue cómo gestionar las fortalezas y las debilidades de forma distinta:

  • Impulse sus fortalezas de la forma más ardua y proactiva posible, pues esto determinará su valor comercial.
  • Controle sus debilidades. A menos de que sean graves, su propuesta de valor no crecerá mucho al invertir su tiempo y energía en tratar de que se conviertan en fortalezas.

Le daré un consejo: Enfóquese en sus activos. Conviértase en un estudiante profesional a través de:

  • La lectura de libros y la participación en programas de capacitación para desarrollar sus habilidades.
  • El aprendizaje del éxito de otros. Busque ejemplos a seguir y adapte lo que pueda ser aplicable en su caso.
  • El uso de coaching y mentores para acelerar su crecimiento profesional.

Recuerde: En su negocio, una habilidad crucial es su capacidad para ser auténtico y para entablar relaciones.

Comuníquese conmigo si desea descubrir o actualizar su propia esencia como un paso para adoptar una cultura de excelencia al estilo Go-Giver y así disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon

www.cannon.consulting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *