¿Desea convertirse en un mejor gerente?-Parte 2

Ser gerente en una corporación no es sencillo, ya que probablemente enfrentará una serie de desafíos y se espera que esté a la altura de las circunstancias sin recibir mucha ayuda. La expectativa puede ser que consiga los objetivos con recursos limitados, que trabaje con colegas en los cuales no confía o que lidie con empleados sin mucha preparación ni aspiración. ¿Alguna de estas situaciones le parece familiar?

Si tales desafíos no se atienden con prontitud, quizá no alcance sus objetivos de rendimiento y afecte sus oportunidades de progreso. De manera que tiene dos opciones: Seguir haciendo lo que ha estado haciendo o mejorar significativamente su gestión como gerente aprendiendo a obtener resultados a través de otros.

En este artículo y en los próximos compartiré consejos para ayudarlo a convertirse en un mejor gerente corporativo. Me basaré en las lecciones aprendidas durante mis veinticinco años como gerente de tres empresas multinacionales (P&G, IBM y Microsoft), así como en mis siete años como coach ejecutivo para más de doscientos ejecutivos. Si se perdió el primer artículo de esta serie, haga clic aquí.

Tip #2: Reclute a su jefe para que lo ayude a lograr sus objetivos de rendimiento.

Cuando me desempeñaba como un empleado corporativo, rápidamente me di cuenta cuán importante era para mi gerente y los ejecutivos sénior verme como alguien que agregaba valor al negocio y que daba lo mejor de sí en el trabajo.

Una vez tenía una revisión del plan de negocios agendada con un ejecutivo de mayor rango, de quien yo necesitaba su aprobación para expandir un proyecto importante en el que estaba trabajando.


Aquella vez mi gerente me ayudó a desarrollar la presentación. Él insistió en lo importante que era provocar exclamaciones de asombro (“wow”) del jefe mayor, es decir sorprenderlo gratamente y mostrarle que estábamos excediendo sus expectativas. Él dijo que esto le reafirmaría al ejecutivo que estábamos en el camino correcto y que, por lo tanto, nos concedería la ansiada aprobación de expansión. La presentación salió muy bien. Literalmente escuché un par de wows del jefe mayor. Y, efectivamente, recibí la aprobación para expandir el proyecto.

En otra ocasión tuve un gerente que me dio valiosos consejos sobre cómo desarrollar una buena relación con el jefe. Él me recomendó que siempre recuerde «alimentar al león», es decir proporcionar actualizaciones frecuentes sobre el trabajo que estamos realizando a nuestros gerentes. A ellos les gusta sentirse tranquilos de que estamos llevando a cabo los planes y logrando los resultados que ellos esperan de nosotros.

Lo aliento a utilizar estas lecciones también. Provocar wows alimentar al león les ayudará a capturar el apoyo de la alta gerencia, conseguir la aprobación de sus propuestas, alcanzar sus objetivos y generar una marca personal adecuada. Todos estos factores le serán útiles cuando surjan oportunidades de ascensos.

Comuníquese conmigo si necesita ayuda para desarrollar las habilidades y capacidades que incrementen de forma significativa los resultados de sus negocios a través de su jefe y, en consecuencia, acelerar su crecimiento profesional.

Percy M. Cannon

Lo ayuda a que el resto de su vida…sea lo mejor de su vida

¿Desea convertirse en un mejor gerente?

Ser gerente en una corporación no es sencillo, ya que probablemente enfrentará una serie de desafíos y se espera que esté a la altura de las circunstancias sin recibir mucha ayuda. La expectativa puede ser que consiga los objetivos con recursos limitados, que trabaje con colegas en los cuales no confía o que lidie con empleados sin mucha preparación ni aspiración. ¿Alguna de estas situaciones le parece familiar?

Si tales desafíos no se atienden con prontitud, quizá no alcance sus objetivos de rendimiento y afecte sus oportunidades de progreso. De manera que tiene dos opciones: Seguir haciendo lo que ha estado haciendo o mejorar significativamente su gestión como gerente aprendiendo a obtener resultados a través de otros.

En este artículo y en los próximos compartiré consejos para ayudarlo a convertirse en un mejor gerente corporativo. Me basaré en las lecciones aprendidas durante mis veinticinco años como gerente de tres empresas multinacionales (P&G, IBM y Microsoft), así como en mis siete años como coach ejecutivo para más de doscientos ejecutivos.

Consejo #1: Sea un coach para el personal a su cargo. Recuerde al mejor gerente que haya tenido en su vida ¿Por qué era tan buen gerente? En mi caso, en los inicios de mi carrera corporativa, tuve a un gerente que regularmente me llamaba a su oficina para intercambiar ideas y soluciones potenciales a los desafíos del negocio. Uno de estos desafíos era mejorar la recordación de marca de un producto recientemente lanzado. 

Sostuvimos varias sesiones para intercambiar ideas que tocaban temas como definición del problema, revisión de los datos disponibles, búsqueda de mejores prácticas, desarrollo de posibles soluciones, búsqueda de formas alternativas para incorporar otras áreas internas para recibir opiniones y soporte, desarrollo de un plan, búsqueda de aprobación y financiamiento y ejecución del plan.

A lo largo de todo el proceso, mi gerente me guiaba, casi siempre de manera personal. Al final, él me autorizó a llevar adelante la ejecución del plan, que consistía en ser el patrocinador exclusivo de un programa de concursos en un bloque televisivo de alto rating. Esta y otras acciones mejoraron significativamente la recordación de marca, ventas y participación de mercado de nuestro producto.

Mi gerente no solo me dio consejos para analizar y tratar estos desafíos del negocio, sino también me enseñó, con su ejemplo, cómo dirigir al personal que estaba a mi cargo. Yo me propuse poner en práctica estas mismas enseñanzas con mis empleados cuando me ascendieron a gerente.

Comuníquese conmigo si necesita ayuda para desarrollar las habilidades y capacidades necesarias para convertirse en un mejor coach y así elevar de manera significativa los resultados de su negocio a través del personal a su cargo (y colegas e incluso su jefe) y, en consecuencia, acelerar su desarrollo profesional.

Percy M. Cannon
www.cannon.consulting

Creando una cultura de excelencia Go-Giver – Parte 5

The Go-Giver Way™️

Este es el último artículo de una serie de cinco partes donde presento sugerencias que usted puede aplicar de inmediato con el fin de promover la excelencia dentro y fuera de su organización. Si se perdió alguno de los artículos previos, por favor haga clic aquí.

Seguiré basándome en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

El día de hoy trataremos el quinto principio, La Ley de la Receptividad: La clave para dar eficazmente es estar abiertos a recibir.

El dar y el recibir son dos lados de una misma moneda. Ambos funcionan mejor juntos, tal como inspirar y expirar o como inhalar y exhalar. Trabajan en pareja. El dar es posible porque existe alguien que va a recibir. Si usted no se permite a sí mismo recibir, se rompe el flujo. El dar nos brinda la potestad, mas no el derecho, de recibir.

Al inicio, tenía ciertas reservas con respecto a esta ley, probablemente debido a las malas experiencias que tuve cuando solo daba para recibir algo a cambio. El tiempo me demostró que estaba equivocado.

Como parte de mi trabajo de coaching ejecutivo, al comienzo de cada proyecto, normalmente incluyo un ejercicio que se denomina “feedback 360”. Se trata de un proceso en el cual el coach recoge la retroalimentación de ejecutivos, tales como jefes, colegas y subordinados directos. En un caso, el ejecutivo era el director general de una joint venture. Él rendía cuentas a un directorio con representantes de dos grupos de accionistas. Tuve intercambios telefónicos con la mayoría de los miembros de ese directorio.

En una de esas llamadas, sucedió algo interesante y extraño–. Hablaba con el miembro sénior de uno de los accionistas a quien no conocía antes de aquella llamada. Después de darme su opinión acerca del director general, me realizó una serie de preguntas acerca de mi experiencia y trabajo como coach. Varios meses después de esta llamada, este grupo me recomendó a dos ejecutivos de compañías distintas. Por supuesto, acepté con gusto las recomendaciones y les agradecí su generosidad.

La Ley de la Receptividad y su complemento la Ley de lo Inesperado (los mejores obsequios llegarán de lugares y en momentos que uno menos se los espera) fueron para mí probablemente los más difíciles de comprender… hasta que las recomendaciones empezaron a llegar… inesperadamente.

Cuando una organización realmente muestra una cultura de excelencia, vemos una mayor colaboración, productividad e innovación, y una mejor satisfacción de los clientes internos y externos. Ponga en práctica un espíritu generoso y usted y su organización disfrutarán de sus beneficios.

Comuníquese conmigo si desea adoptar una cultura de excelencia al estilo Go-Giver y así disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon
www.cannon.consulting

Creando una cultura de excelencia Go-Giver – Parte 4

The Go-Giver Way™️

Este es el cuarto artículo de una serie de cinco partes donde presento sugerencias que usted puede aplicar de inmediato con el fin de promover la excelencia dentro y fuera de su organización. Si se perdió alguno de los artículos previos, por favor haga clic aquí.

Me basaré en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

El día de hoy trataremos el cuarto principio, La Ley de la Autenticidad: Lo más valioso que puede darle a los demás es usted mismo.

La autenticidad no se puede fingir, por lo menos no a largo plazo. Las personas pueden percibir la falsedad a un kilómetro de distancia; así que muéstrese tal como es. Si bien todas las habilidades que existen en el mundo (de ventas, técnicas, interpersonales, etcétera) son importantes, no servirán si no las pone en práctica a través de su verdadera y auténtica esencia.

¿Qué puede hacer para descubrir y vivir siguiendo su real esencia? En el boletín anterior, indiqué los pasos que seguí para redefinir mi esencia cuando me acercaba a los 50 años. Sin embargo, no debe esperar llegar a esa edad u otra para descubrir y definir su propia esencia, o para redefinirla, como fue en mi caso.

Los conceptos del valor intrínseco y extrínseco pueden ayudarle en este proceso. Nosotros, los humanos, tenemos dos tipos de valores:

  1. Valor intrínseco o interno: Lo obtenemos automáticamente al nacer.
  2. Valor extrínseco o comercial: Aquí se encuentran sus fortalezas, cualidades, talentos y características que le permite agregar valor a otros, a su organización, al mercado y al mundo, de tal forma que recibe una compensación por ello.

Si hay algo que aprendí desde los inicios de mi carrera empresarial fue cómo gestionar las fortalezas y las debilidades de forma distinta:

  • Impulse sus fortalezas de la forma más ardua y proactiva posible, pues esto determinará su valor comercial.
  • Controle sus debilidades. A menos de que sean graves, su propuesta de valor no crecerá mucho al invertir su tiempo y energía en tratar de que se conviertan en fortalezas.

Le daré un consejo: Enfóquese en sus activos. Conviértase en un estudiante profesional a través de:

  • La lectura de libros y la participación en programas de capacitación para desarrollar sus habilidades.
  • El aprendizaje del éxito de otros. Busque ejemplos a seguir y adapte lo que pueda ser aplicable en su caso.
  • El uso de coaching y mentores para acelerar su crecimiento profesional.

Recuerde: En su negocio, una habilidad crucial es su capacidad para ser auténtico y para entablar relaciones.

Comuníquese conmigo si desea descubrir o actualizar su propia esencia como un paso para adoptar una cultura de excelencia al estilo Go-Giver y así disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon

www.cannon.consulting

Creando una cultura de excelencia Go-Giver – Parte 3

The Go-Giver Way™️

Este es el tercer artículo de una serie de cinco partes donde presento sugerencias que usted puede aplicar de inmediato con el fin de promover la excelencia dentro y fuera de su organización. Si se perdió alguno de los artículos previos, por favor haga clic aquí.

Me basaré en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

El día de hoy trataremos el tercer principio, La Ley de la Influencia: Su influencia está determinada por la medida en que antepone los intereses de los demás a los suyos.

Si desea captar la atención de las personas hacia usted y sus ideas, existen dos formas para lograrlo:

  • Utilizar el liderazgo posicional que puede impulsar el cumplimiento pero que no es muy efectivo o
  • Mediante la influencia, que fomenta el compromiso enfocándose en “qué puede obtener la otra persona”.

A continuación resalto tres características que permiten a los buenos influencers conseguir grandes logros con la participación de las personas:

  • Ellos empiezan las reuniones delimitando el tema o el asunto que se tratará y aclarando las metas. Luego dan un paso al costado para permitir que fluya la conversación.
  • Se ponen en los zapatos de los demás. Escuchan los intereses de los participantes en la reunión para comprender qué buscan ellos.
  • Abandonan la postura de tener siempre la razón y permiten que los miembros del equipo compartan sus sugerencias sin sentir temor de contradecir al líder.

Bob Burg, coautor de The Go-Giver, sigue lo que él denomina “La Regla de Oro de los Negocios”: “en paridad de condiciones, uno hace negocios con aquellas personas que conocen, les agradan y confían, y también recomiendan sus servicios”. Una variante de esta regla también se aplica a las relaciones que se establecen dentro de una organización: “las personas ayudarán, facilitarán las cosas, agilizarán el proceso y colaborarán con aquellos a quienes conocen, gustan y confían”.

¿Cómo puede aplicar los tres elementos de esta Regla de Oro de los Negocios al mundo corporativo?

  1. Conocer: no se trata solo de a quién conoce, sino también de quién lo conoce a usted y de que sepa cuán efectivo es para liderar e influenciar a los demás.
  2. Gustar: al mostrar un interés sincero en una persona, usted observará que la relación basada en conocer, agradar y confiar se establece más rápido. Plantéeles preguntas, tales como, qué es lo que más le gusta de su trabajo, cómo comenzaron su carrera profesional, y en qué formas puede ayudarlo con su trabajo.
  3. Confianza: esto puede tomar tiempo y es un área en donde las referencias que se trataron en el boletín anterior pueden ser muy útiles.

No existe una forma mejor o más poderosa para influenciar a los demás que cuando deja de enfocarse en “qué hay para mí” y más bien antepone el interés de su cliente primero.

Comuníquese conmigo si ve una oportunidad de mejorar el estilo de influencia personal o el de su equipo como un paso para adoptar una cultura de excelencia al estilo Go-Giver y así disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon
www.cannon.consulting

Creando una cultura de excelencia Go-Giver – Parte 2

The Go-Giver Way™️

Este es el segundo artículo de una serie de cinco partes donde presento sugerencias que usted puede aplicar de inmediato con el fin de promover la excelencia dentro y fuera de su organización. Haga clic aquí si desea revisar el artículo anterior.

Me basaré en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

El día de hoy trataremos el segundo principio, la Ley de Compensación: Sus ingresos están determinados por el número de personas a las que sirve y por la calidad del servicio que les presta.

La Ley del Valor, que se trató en el artículo anterior, describe su beneficio potencial cuánto podría ganar–. Pero es la Ley de Compensación, la que determina su impacto (es decir, cuánto gana realmente).

Una forma muy útil de incrementar su impacto es por el método «boca a boca». Es muy efectivo que las personas lo recomienden a usted o a su empresa. Trate de que esta recomendación positiva de boca a boca se convierta en referencias. Esmérese en brindar un servicio tan bueno que ellos se sientan motivados a hablar bien de usted o recomendarlo.

Las referencias no se deben limitar a ampliar su base de clientes. Hace dos décadas, cuando aún me desempeñaba como ejecutivo corporativo, recibí la terrible noticia de que mi puesto de trabajo estaba desapareciendo y que necesitaba buscar empleo en otro lado. ¿Ya le ha pasado? Si es así, usted puede entender lo dolorosa que puede ser esta experiencia. Una antigua jefa me ofreció su ayuda. Ella me refirió con un ejecutivo en otra empresa quien, a su vez, me refirió a otro ejecutivo que tenía un trabajo disponible que podría encajar con mi perfil. Después de un largo proceso de entrevistas, obtuve un nuevo empleo. Me llevó ocho meses encontrarlo y llegó a través de una referencia de otra referencia…

Sea proactivo en solicitar referencias como una estrategia importante para aumentar su impacto. Sólo recuerde que un prerrequisito clave para esto es exceder las expectativas de sus clientes internos y externos. No existe forma más rápida o más efectiva de generar esas percepciones que anteponiendo el interés de su cliente primero, lo cual trataremos en nuestro próximo artículo.

Comuníquense conmigo si desea saber más y analizar cómo usted, su equipo o su organización puede adoptar una cultura de excelencia y disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon

www.cannon.consulting


Creando una cultura de excelencia Go-Giver

The Go-Giver Way™️

¿Le gustaría ser reconocido como el creador de una cultura de excelencia dentro y fuera de su organización? En la Parte 1 de mi serie compuesta de 5 episodios, le brindaré sugerencias que puede aplicar de inmediato para fomentar la excelencia en el trabajo.

Me basaré en el contenido de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann, así como en mis casi cuatro décadas de experiencia corporativa internacional, primero como ejecutivo y ahora como coach.

En dos publicaciones previas (Marzo 2019 y Mayo 2019) presenté la filosofía Go-Giver (propóngase siempre crear valor para los demás) y Las Cinco Leyes del Éxito Estratosférico que ponen en práctica las personas con una mentalidad del tipo Go-Giver.

El día de hoy comenzaremos con la Ley del Valor: Su verdadero valor se define por cuanto mayor es el valor que ofrece respecto al beneficio que obtiene.

Su «valor» es la valía relativa que agrega a la organización, tanto en la mente de su jefe como en la experiencia de las personas con quienes trabaja, a nivel interno como externo, lo cual incluye a los clientes.

Su «beneficio» es el pago que recibe en salario y otras remuneraciones.

Lo que La Ley del Valor sugiere es que usted se esfuerce por superar las expectativas, tanto dentro de la organización (con su jefe y los actores internos), así como con sus clientes externos. Su objetivo es volverse la persona a quien recurrir cuando exista necesidad interna de contar con alguien «especial». Usted podría ser la persona que trabaje bien con los empleados de otros equipos, que cumpla sistemáticamente a pesar de posibles inconvenientes, que pueda desenvolverse con destreza en medio de la burocracia interna, o que pueda tener cualquier otra competencia exclusiva o sobresaliente.

Al entregar valor excepcional a los demás, usted estará ayudando a construir una cultura de excelencia en su empresa, sin importar donde se ubica en la jerarquía. Asimismo, se ganará una buena reputación. De hecho, en épocas de ahorros de costos y reducciones de personal, usted podría ser el talento que los demás buscan, en vez  de estar en la lista de personas que la organización pudiera despedir.

Comuníquense conmigo si desea descubrir cómo usted, su equipo o su organización pueden adoptar la mentalidad Go-Giver y entregar resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon
www.cannon.consulting


Cómo entregar un valor excepcional a los demás

The Go-Giver Way™️

¿Con qué frecuencia se topa con personas que se concentran solo en su interés personal y cuya mentalidad es siempre la del “yo” en primer lugar”? ¿Disfruta realizar negocios con este tipo de personas?

¿No preferiría trabajar con personas que, en vez de priorizar el beneficio propio, agregan valor de manera constante y sistemática a los demás, y quienes también estén impulsados por una mentalidad de “¿cómo puedo ayudar a aquellos con los que me relaciono?” Le llamamos a estas personas “Go-Givers”.

¿Es inocente pensar y actuar como un Go-Giver? No, no es así. A continuación, se presentan tres áreas en que la mentalidad del Go-Giver puede ayudarlo a ser más exitoso en su vida laboral y personal:

  1. Liderazgo: ¿Qué ofrece como líder? ¿Solo se concentra en hacer que otras personas trabajen para usted y así alcanzar sus objetivos profesionales? ¿O su meta es trabajar con ellos, agregar valor a su crecimiento profesional y ayudarlos a que cumplan sus objetivos?
  2. Ventas: ¿Qué es más importante: generar valor para el comprador o realizar la venta? Usted puede controlar lo primero, pero no tanto lo segundo. Enfóquese en servir y brindar el mejor servicio posible. El tiempo de cosechar llegará, y algunas veces lo hará en momentos y desde lugares inesperados.
  3. Influencia: ¿Usted influencia dando directivas sobre lo que considera importante, sin escuchar la opinión de los demás, o toma en cuenta lo que es sustancial para otras personas antes de decidir? ¿Existe una oportunidad para dejar de ser siempre el dueño de la verdad?

Estas son solo algunas de las aplicaciones prácticas que puede aprender de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir) escritos por Bob Burg y John David Mann.

Dar un valor excepcional a los demás le ayudará a conseguir resultados extraordinarios en sus funciones profesionales y personales.

Hace poco tuve el honor de convertirme en un Coach y Expositor Certificado de Go-Giver. Comuníquese conmigo si desea saber más al respecto, y si desea evaluar cómo usted, su equipo o su organización puede adoptar la mentalidad del Go-Giver y disfrutar de resultados extraordinarios.

Percy M. Cannon
www.cannon.consulting

¿Desea que el resto de su vida sea la mejor parte de su vida?

En lo que va del año, tres clientes me han consultado cómo planear una segunda carrera.

Una parte de mi consejo incluyó un resumen del proceso que yo seguí hace una década. Fue útil para ellos y podría ser útil para usted también, si está considerando un cambio en sus actividades profesionales.

Cuando me acercaba a la mitad de siglo en mi vida, de la cual veinticinco años la había dedicado al mundo corporativo, me hice la siguiente pregunta: ¿cómo puedo hacer que el resto de mi vida sea la mejor parte de mi vida?

Hasta ese momento había trabajado como un ejecutivo corporativo. No estaba seguro si debía continuar en esa línea o intentar algo distinto.

Para decidir qué camino tomar, lo pensé mucho tomando en cuenta tres áreas:

  1. ¿Cuáles eran mis fortalezas?
  2. ¿Qué me apasionaba?
  3. ¿Cómo podría servir mejor a las personas?

El resultado de este proceso –que demoró un par de años– me ayudó a realizar los ajustes necesarios en mi Declaración de Misión Personal y en sus implicaciones profesionales y personales asociadas.

Decidí comenzar una segunda carrera enfocada en ayudar a empresarios, como usted, a ser más exitosos tanto en su vida profesional como personal.

Sin embargo, sentía que algo faltaba: un sentido de urgencia. Estaba demasiado cómodo en el mundo corporativo como para realizar un cambio… Eso fue hasta que dos de mis hijos anunciaron casi al mismo tiempo que ellos estaban esperando a su primer hijo.

Me pregunté qué clase de abuelo quería ser. La respuesta fue que quería ser un abuelo presente y comprometido. Esto fue el elemento faltante para poner en práctica la ejecución de mi Declaración de Misión Personal.

Como consecuencia de este proceso, hace nueve años dejé el mundo corporativo para dedicarme, entre otras cosas, a lo que estoy haciendo con este artículo: ayudarlo a ser más exitoso en su vida profesional y personal.

Usted no tiene que esperar hasta cumplir cincuenta años u otra edad para modificar su Declaración de Misión Personal. Nunca se es demasiado joven o viejo para definir o redefinir lo que usted desea hacer con su vida.

Cuente conmigo para ayudarlo en este proceso.

Percy M. Cannon
Coach Corporativo
www.cannon.consulting

P.D.: Use este enlace para suscribirse a los próximos boletines

¿Desea convertirse en una persona orientada a aportar valor a la vida de los demás?

Hace poco asistí a un taller de dos días denominado «Academia de Emprendedores Go-Giver». El entrenamiento fue dirigido por el coautor de la serie de libros Go-Giver (Dar para recibir), Bob Burg, y su socia, Kathy Tagenel.

En caso de que no esté familiarizado con el concepto “Go-Giver”, el mensaje clave es «entregue valor excepcional y disfrute resultados extraordinarios”.

Muchos de los conocimientos extraídos del taller coinciden con las buenas prácticas que he observado en mi experiencia personal y con clientes corporativos. Le comparto aquí mis tres lecciones principales:

  1. Elija entre ser una persona que se enfoca en recibir o aquella que prefiere agregar valor. La primera se concentra en lo que puede obtener para sí mismo, mientras que la segunda se orienta en aportar valor a la vida de los demás.
  2. Las personas que priorizan el agregar valor a los demás muestran las cinco leyes del éxito estratosférico:
    1. La ley del valor: Su verdadero valor se define por cuánto mayor es el valor que ofrece respecto al beneficio que obtiene.
    2. La ley de la compensación: Sus ingresos están determinados por el número de personas a las que sirve y por la calidad del servicio que les presta.
    3. La ley de la influencia: Su influencia está determinada por la medida en que antepone los intereses de los demás a los suyos.
    4. La ley de la autenticidad: Lo más valioso que puede darle a los demás es usted mismo.
    5. La ley de la receptividad: La clave para dar eficazmente es estar abiertos a recibir.
  1. Podemos aplicar estos conceptos y leyes para forjar relaciones duraderas. Y podemos lograrlo tanto en nuestros roles profesionales como personales.

He regalado ejemplares de este libro a parientes, amigos y clientes. Después de leerlo, uno de los clientes me dijo que él también había comprado varios ejemplares para obsequiarlos.

¿Está listo para convertirse en una persona orientada a aportar valor a la vida de los demás?

Percy M. Cannon
Coach corporativo
www.cannon.consulting